fbpx
Connect with us

CULTURA

El inquietante encanto de lo siniestro

Halloween, una excusa para recorrer una serie de nuevos clásicos del cine de terror.

Published

on

El cine de terror es un producto raro, hay quienes lo aman y quienes lo odian, pero algo que me encanta rescatar es que todxs nos ponemos en ESA situación, la de lxs personajes: NO SUBAS LA ESCALERA, CORRÉ PARA EL OTRO LADO, AGARRÁ EL MACHETE, y así, mil. Creo que esa es una de las mejores cosas del género, pensar en el miedo de estar ahí. Ojo! Una factura de gas de 2 lucas es igual o peor, pero se entiende mi punto. Se me ocurrió hacer una guía definitiva de terror, en clasificar los tipos, poner clásicos, esa movida… Pero decidí recurrir al popurrí, hacer una serie de recomendaciones, nuevas y no tanto, y contarles por qué creo que hay que verlas.

Hereditary (2018, Ari Aster)

Una película muy perturbadora, un terror que se mueve más allá de lo sobrenatural. Genera una tensión constante, entre un legado familiar que nos aterra, y lo oculto que se desenvuelve poco a poco.

 

Us (2019, Jordan Peele)

Una película con muchísimos simbolismos, no vamos a extendernos en eso, pero sí hablar de lo que considero principal en esta asfixiante trama, y es la consecuencia de ignorar el sufrimiento de lxs otrxs para disfrutar de nuestras comodidades y estilo de vida. De nuevo, hay que verla con atención, ya que su director Jordan Pelee nos dice que “cada pequeño detalle en la película esta ahí por una razón”.

 

Midsommar (2019, Ari Aster)

Terror a plena luz del día. Una película que genera un clima de incomodidad constante, mezclado con costumbres antiquísimas, y celebraciones que parecen llenas de luz, pero a la vez alimentando la incertidumbre tanto de los personajes como la nuestra. Sin mucha vuelta, éste es sin duda uno de los nuevos grandes clásicos del cine de terror de nuestros tiempos.

It (2017, Andrés Muschetti)

Personaje horrible si los hay, no hay mucho nuevo que presentar del clásico de Stephen King. Sin embargo, esta remake del argentino Andrés Muschetti nos trae una versión hermosamente interpretada por Bill Skarsgård, con un Pennywise espeluznante, que muestra mejor que nunca su capacidad de sembrar su principal fuente de subsistencia, el miedo.

El conjuro (2013, James Wan)

Otro encare del clásico “se me metió un demónio”, pero al mismo tiempo con un timing excelente. Un uso muy acertado y pulido de los clásicos recursos de posesión, ni hablar de la presentación de la famosa familia Warren; investigadores de fenómenos paranormales que existen POSTA. Les dejo la inquietud para buscar más info sobre ellxs el sábado a la noche.

 

Hasta acá las básicas contemporáneas. Con éstas podemos ver más o menos por dónde se mueve la industria del cine de terror en estos días.

Ahora, sin más vuelta vamos a un picadito de menciones honoríficas:

Coherence (2013, James Ward Byrkit)
¿Somos nosotros los otros? Miedo.

 

Babadook (2014, Jennifer Kent)
Maternidades peligrosas si las hay.

 

Gretel & Hansel (2020, Oz Perkins)
Un clásico con una vuelta de rosca hermosa.

 

The Witch (2015, Robert Eggers)
Siglo XVII, una familia desterrada se ve obligada a vivir en el bosque, sin contacto con la civilización. Ya dije un montón. Excelente.

 

The ritual (2017, David Bruckner)
Película turbia MAL, mezcla el terror de estar solx en el bosque, con criaturas del folclore nórdico traídas de forma muy coherente. Miedo.

 

Ahora un poco de gore sin romper nada:

Hobo with a shotgun (2011, Jason Eisener)
Terror y no terror, como quieras, pero es un hermoso clásico muy poco conocido.

 

Mandy (2018, Panos Cosmatos)
Nicolas Cage, cultos, drogas y un montón de sangre.

Esto no es una campaña para “festejar Halloween”. Es más bien una oportunidad para dedicarle un rato a una peli de terror, o dos, o tres… Para decir, QUÉ BIEN HECHO QUE ESTA ESTO, TERRIBLE MIEDO.
A disfrutar (?)

 

¡Gracias por leernos! ¿Te gusta nuestro trabajo? Somos un medio independiente y autogestivo. Si querés darnos una mano, ¿nos invitás un café? ☕

Invitame un café en cafecito.app

Técnico, docente, cinéfilo y casi teacher. Alguna vez le pagaron por actuar y otras solo lo hizo por el café y el amor al arte. Escala montañas, casi siempre baja entero y con muchas fotos. Tiene un tatuaje de Alice in Chains, y de ahí hasta Silvio Rodríguez, escucha todo. Si es al aire libre y se puede armar un fueguito, cuenten con él. @daniel.perri

1 Comment

1 Comment

  1. Maia

    6 noviembre, 2020 at 20:22

    Amo el cine de terror. Sumo Terror en Chernobyl a la lista.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CULTURA

Cypher de beats: la producción musical desde adentro

Conversamos con Alejo Santanni sobre un novedoso formato que nos muestra cómo se cocina la música moderna.

Published

on

En los últimos años el mundo musical experimentó un cambio drástico, impulsado por los nuevos géneros emergentes y por una revolución tecnologica sin precedentes. A través del sampleo y los instrumentos MIDI hoy en día es posible crear piezas musicales de una calidad impensada hace apenas algunos años atrás en estudios caseros, laptops e incluso smartphones.

El cypher de beats toma esta idea y propone un encuentro de beatmakers, productores musicales y Mc’s.  La premisa es improvisación musical en vivo y en directo con software de composición/edición de audio. Se transmite por Twitch, con la conducción de Alejo Santanni, un veterano de la escena. Con él conversamos de la riquisima escena musical argentina y la revolución que las nuevas tecnologías han traído a la hora de hacer y pensar la música.

—¿Cómo surgió la idea de hacer un cypher de beats? ¿Cómo se te  ocurrió encarar ese proyecto?

AS: —La idea surge masomenos en el 2014, yo ví como se formaba el Quinto Escalón porque era amigo de Muphasa y veía la energía que se formaba en los cyphers, en las jams de freestyle. Sentía que tenía que hacer algo parecido enfocado a la producción. Esa dinámica de tener que hacer algo en tiempo real, la idea de improvisar, eso era lo que quería llevar al beatmaking. La idea tuvo bastantes prototipos, pero recién en la pandemia y con el formato de twitch fue que me pareció que había que intentarlo de nuevo.

—El ciclo va mechando entre productores amateurs y figuras de primer nivel en lo que respecta a la escena nacional, invitados como Evlay, Clubhats, 808God… ¿Cómo fue dándose esa mezcla?

AS: —Fue la idea de raíz, porque yo tengo muchos alumnos y conozco mucha gente del under; creo que hay mucho talento, chicos que nadie conoce y están al mismo nivel que productores de primera línea. Y al invitar a grosos de la produ, la idea es compartir un poco del proceso, mostrar cómo lo hacen y así potenciar a los que recién están arrancando en esto.

—Todo este nuevo movimiento que vino de la mano del trap, de las nuevas tecnologías para hacer música, cristalizan una especie de revolución musical, ¿qué opinás de este momento en la escena argentina?

AS: —Yo crecí tocando con músicos, y cuando empecé a producir, hace diez años, me imaginé que con la oportunidad de hacer todo en la computadora, cada vez iba a haber menos obras creadas colectivamente. La idea del cypher también es romper un poco eso; aunque cada uno esté en su computadora produciendo, podamos hacer una reunión y compartir visiones, escuchas, y no perder el factor humano.

—El ciclo lleva más de un año al aire con muchísimos invitados que pasaron por el programa, ¿hay algún momento que te haya quedado en el recuerdo?

AS: —Hubieron muchos momentos hermosos, ver a alumnos míos haciendo música junto con grosos de la producción, fueron increíbles. Pero si tengo que elegir uno, la visita en el cypher infinito de Muphasa y Ysy A, dos personas que hicieron posible mucho de lo que está pasando hoy día en la escena, dos amigos que vi crecer. Tenerlos en el cypher fue un sueño, sentí que se cerraba un círculo.   

—¿Cómo sigue el proyecto?

AS: —En el cuadernito hay muchas ideas, pero como crecimos muy de pronto, decidí primero fortalecer el núcleo duro del proyecto. Vamos a mantener y pulir lo que venimos haciendo, y vamos a tener más días de transmisión, también vamos a organizar un encuentro físico. Estamos con ganas de hacer una recopilación y selección entre todos los beats que fueron saliendo, pero son cientos, así que estamos viendo cómo hacer. De momento seguir creciendo y produciendo. 

💻 Podés sintonizar el programa los jueves a la noche en su canal de Twitch.

¡Gracias por leernos! ¿Te gusta nuestro trabajo? Somos un medio independiente y autogestivo. Si querés darnos una mano, ¿nos invitás un café? ☕

Continue Reading

CULTURA

Punto de quiebre: torcer el rumbo de la ficción

El canal de la UNTREF estrenó su primera serie en 360º.

Published

on

Por Candelaria Coria*

Si bien la industria audiovisual lleva un tiempo incursionando en distintos formatos, uno de los más novedosos e innovadores es grabar las ficciones en 360°. En este formato, la cámara parece cumplir el rol de una persona más en la escena y logra que lxs espectadores sean, de algún modo, cómplices de la trama argumental, gracias a la posibilidad de contemplar desde el ángulo que quieran.

Desde hace varios años, la industria de las series web crece y se consolida, y recientemente la investigación del formato 360º desarrolló nuevas tecnologías para innovar en el sector. A mediados de 2018, la industria española tuvo su primera serie en este formato: Desayuna conmigo 360. Fue una de las primeras en Europa y abrió camino a que se empezara a hablar en otras partes del mundo. 

Así fue que en marzo de 2021, UN3, el canal de la Universidad de Tres de Febrero, estrenó su proyecto estrella: una ficción grabada en 360°. ¿Qué significa esto? Que el/la espectadorx puede controlar con sus dedos hacia dónde quiere ver, dándole la posibilidad de sentirse unx protagonista más. ¿Cómo funciona? A través del uso de lentes especiales de realidad virtual, o bien desde cualquier pantalla digital. Punto de quiebre está disponible en el canal de YouTube de UN3 y también en la página web.

A través de ocho episodios, Punto de quiebre te cuenta la historia de cuatro relaciones amorosas focalizadas en (valga la redundancia) los puntos de quiebre: el incómodo y romántico momento de la primera cita y el tragicómico y cruel momento del corte de la relación. La realidad virtual permite vivenciar en primera persona esas escenas que nos cuentan distintas versiones del amor. Como de costumbre, los comienzos de dichas historias se caracterizan por la diversión, la constante charla, la incipiente tensión sexual y mucha, pero mucha idealización por parte de ambxs. En el primer capítulo, tenemos como protagonistas a Magdalena Bravi y Tomás Fonzi, en la noche de su primer encuentro, que concretaron gracias a una red social de citas. En el tercer capítulo nos topamos con los personajes de Jazmín Stuart y Florencia Torrente, dos mujeres que se conocen en una entrevista laboral. Luego, la trama continúa con Santiago Talledo y Manuela Viale que se conocen en un campamento, para así pasar a la última historia, la protagonizada por Andrés Gil y Maia Tarcic que comienzan su relación en una cita a ciegas.

La serie es entretenida, con buenos diálogos y una premisa llamativa. El elenco está muy bien; es uno de los fuertes de la serie. En pocas palabras, esta serie es un acierto de nuestra querida industria nacional que pide ser pochocleada el próximo fin de semana.

La pregunta que deja planteada el formato 360° es: ¿Este es el futuro de las series? 

 

Casi guionista de radio y tv. Feminista, Spinetteana, y persona de perritxs. Sagitariana como Gachi y Pachi. Entusiasta de la pintura, la fotografía, y los tatuajes. @candelari4_

¡Gracias por leernos! ¿Te gusta nuestro trabajo? Somos un medio independiente y autogestivo. Si querés darnos una mano, ¿nos invitás un café? ☕
Invitame un café en cafecito.app

Continue Reading

CULTURA

Una enormidad perdida | Reseña de la primera novela de Damián Snitifker

“Ciudad dormitorio” es una novela sobre esa ciudad gótica, triste y un poco detenida en el tiempo que es el conurbano sur.

Published

on

Por Agustina De Caria*

Acabo de terminar Ciudad dormitorio, la primera novela de Damián Snitifker, apenas un día después de haberla empezado. Yo no leo rápido, pero esta novela avanza sola. En parte por su ritmo y la fluidez narrativa gracias a una prosa despojada, diálogos con gran nota humorística y capítulos breves que se van sucediendo tan rápido como aceitunas en una picada; pero creo que esa voracidad se debe a la propuesta acertadísima de convertirla en una novela musical

Ciudad dormitorio es una novela sobre un derrotero sonoro, construido a partir de una versátil mezcla entre el punk, el rock en inglés y el nacional, la cumbia, la vida. La historia de los personajes se va a anclar en un territorio doble: el geográfico y musical. La gran mayoría de las escenas mencionan una canción que marida perfectamente con las acciones que se desarrollan frente a nuestros ojos. 

El libro incluye un código QR que te dirige a una lista en Spotify hecha por el mismo autor y que, a pesar de que me disperso mucho al leer con música, hizo de la lectura de esta novela una propuesta dinámica y multisensorial. Las canciones no fueron, como suelen ser, una distracción. Todo lo contrario: sirvieron de caja de resonancia para la profundidad de la trama, de los espacios y de los personajes, haciendo de cada escena un acto incomunicable. Experiencia pura. 

A su vez, las coordenadas geográficas de la novela no son meramente un escenario que posibilita el desarrollo de una trama. Ciudad dormitorio es una novela sobre la ciudad, pero esa ciudad gótica, triste y un poco detenida en el tiempo que es el conurbano sur. Quilmes, Bernal, Berazategui y Varela son algunos de los lugares que se mencionan y que justifican a los personajes, o al revés: los personajes justifican al lugar y, de esta forma, la novela se convierte en un gesto de recuperación del lugar que la hace posible. Quizás por esto abunde en descripciones, dado que se intenta apelar a acciones concretas de lugares concretos: sus veredas, sus almacenes, sus sociedades de fomento, sus siestas, sus birras, su ADN barrial.

Pero en el fondo, la novela habla sobre lo que ya no es y que quizás no sea nunca más. La música, los amigos, las novias, el sueño del trabajo ideal, la juventud, el punk, los bares: todo cambia y hay algo de la ilusión que prometía el pasado que se ha perdido, algo grande que hemos perdido, dice la canción de Jason Molina mencionada en la novela y que está catalogada como la más triste del mundo. De esta forma, la novela se convierte en una rocola en una habitación vacía que, en diciembre de 2020, de la mano de la editorial Crack-up, salió al mundo para sonar

Julián, Cristian, Rulo, Fede, Facu, Rafael, Laura, todos estos personajes insignificantes y a la vez tan nosotres, les conurbanenses, viven en la pregunta que Cristian le hace a Rulo mientras tomaba una birra frente al río: ¿A quién le puede interesar leer sobre nosotros? 

Con una prosa sumamente interesante y, en muchos momentos, genial, la novela de Snitifker crea un lenguaje propio para responderla, o mejor, usa el único lenguaje que no se traiciona: el real. Y en la geografía del lenguaje, nada está realmente perdido.

 

 

* Docente de Lengua y Literatura por elección y vocación. Le fascina todo hecho lingüístico, principalmente el literario. Actualmente, cursa la Maestría en Escritura Creativa, en la UNTref y coordina el taller de escritura @lonodecible. Recomienda libros en @todosloslibrosvuelven

 

¡Gracias por leernos! ¿Te gusta nuestro trabajo? Somos un medio independiente y autogestivo. Si querés darnos una mano, ¿nos invitás un café? ☕
Invitame un café en cafecito.app

Continue Reading

LO MÁS LEIDO

25horas, su diseño, logo y contenido son propiedad de 25horas Asociación Simple y se encuentran pendientes de registro. Su reproducción o utilización total o parcial, serán reclamados judicialmente conforme las leyes vigentes en la República Argentina